¡De aquí tu no pasas!

Acabo de realizar unas gestiones con el proveedor de oxigeno por las que he recibido muy buenas noticias: voy a poder ir al mar, y además reunirme con mi familia en Toledo. Así de entrada me da miedo ir más allá de mis límites. No se si sabéis la historia del elefante que le atan la pata a una estaca, y cuando se acostumbra a permanecer dentro de unos límites sin traspasarlos, se le deja suelto con la seguridad de que permanecerá dentro de su espacio. Ahora delimitado psicológicamente por su propia mente; el elefante “cree” que continua incapacitado por su anclaje, y ni siquiera intenta ir más allá. Nuestra vida es una historia de límites. Podemos aprender de los jubilados, muchos descubren en sus viajes del INSERSO, que sus límites se pueden ampliar a pesar de la edad, y empiezan a vivir con otra actitud. Hasta Luís Aguilé se desmelena y se va a la playa…


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: