Padre nuestro que estás en el cielo

Padre e hijo

Enrique era un escayolista extraordinario. Formado a la antigua, de aprendiz a oficial, dominaba su oficio. Había trabajado incluso en restauraciones importantes, con muy buenos maestros. La vida no había sido muy justa con él y al final de su vida laboral, se hallaba en una situación económica precaria, haciendo labores de albañil. Un día comíamos juntos, y aunque era de carácter reservado me atreví a preguntarle por su familia natal. Empezó a contarme sobre su madre, pero al referirse al padre se le empezaron a llenar los ojos de lágrimas, para acabar llorando como un niño, al mismo tiempo que me decía “mi padre no me quería” Me sorprendió ver como este echo podía afectar hasta tal punto a un hombre tan adulto. Pero ciertamente seguimos necesitando a nuestro padre siempre, aún no habiéndonos sentido amados por él. Jamás pensé que llegaría a echar en falta a mi padre. Me tortura el recuerdo de que fue capaz de hacerme daño aún después de muerto. El porque me desheredó de sus pertenencias domésticas, es algo que nunca lograre comprender. Quizás fue porque sabía que lo juzgaba duramente. O quizás por celos a las atenciones que me mostraba mama. Pero el mayor dolor que me causó, fue el no haberme sentido valorado por el. Jamás me dijo que le gustaba como era, que se sentía orgulloso de mí (a pesar de los fracasos escolares). Nunca me sentí aceptado, ni siquiera recuerdo que me dijera “te quiero”. Pero es justo decir que yo tampoco lo acepte nunca. Ahora que tengo un hijo me doy cuanto de lo que implica ser padre. Voy siendo consciente de lo difícil que se lo puse a una persona que seguramente estaba tan perdida como yo, pasando por las mismas inseguridades y frustraciones, sufriendo al ver como el fruto de su educación era una fruta acida. La verdad es que lo hecho en falta, me gustaría verlo, por fin podríamos compartir algo.

Anuncios

One Response to Padre nuestro que estás en el cielo

  1. Carmelina ortiz dice:

    Excelente testimonio para compartir a muchos de los padres de familia que arrastran este tipo de actitudes, porque nunca han buscado ayuda profesional para romper esquemas negativos que tanto daño hacen a los niños. Sot maestra y me preocupo por la formación de mis alumnos. Detecto con facilidad cuando algo está funcionando mal en el hogar,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: