El filtro

amor_animal.jpg

Pesaría, me pareció, alrededor de unos cien kilos. Era de un color rosa suave, con un mechón de pelo blanco y unas decorativas manchas negras colocadas por la naturaleza de forma tan seductora como los lunares que solían ponerse las damas del siglo XVIII. Tenía unos traviesos ojillos dorados llenos de sabiduría, unas orejas que le caían a ambos lados de la cara como la toca de una monja, y un morrito orgulloso con delicadas arrugas, cuyo extremo parecía uno de esos instrumentos victorianos que se utilizan para destupir tuberías atascadas. Sus pezuñas eran elegantes y pulcras, y el rabo un maravilloso signo de interrogación de color rosa, retorcido, que la impulsaba por la vida…”( “Un novio para mama”). Esta descripción está escrita por Gerald Durrell . ¿Cómo es posible encontrar la belleza en un enorme cerdo?. Un burrito puede llegar a inspirarnos cierta ternura, así como otros animales, especialmente las crías, ¡pero el caso de un cerdo…!. Cuando pienso en los lechones que son los que más ternura podían inspirarme, no puedo dejar de visualizarlos asados. Ello me deja claro que somos nosotros los que poseemos el color del filtro con el que vemos lo que ocurre a nuestro alrededor. Para el escritor, en este caso, era de color de rosa suave. Y ese filtro depende en gran medida de lo que nos decimos a nosotros mismos, más que del hecho en si mismo. Así pues, mis percepciones son subjetivas, y es algo que me conviene no olvidar. A veces dependen de cosas tan superfluas, como mi estado de humor ese día. Cuando lo recuerdo, lo tengo en cuenta a la hora de juzgar, cuando no puedo evitar hacerlo, y me ayuda a comprender que haya personas que amen a los cerdos, aunque pesen cien kilos.

Anuncios

2 Responses to El filtro

  1. tayines dice:

    Es verdad lo que dices. Pero en la sociedad en la que vivimos, cada vez cuenta más el aspecto externo y la imagen, me temo.
    En todo caso, a los animales solo hay que mirarles a los ojos, expresión de la mas pura inocencia, para sentir ternura por ellos.
    Por cierto ¿las cucarachas tienen ojos? Las rata sí…

  2. Javier dice:

    Tengo un vídeo en el que protagonista pierde un ojo, y al final le da uno otro que tiene tres. Esto de lo ojos tiene su miga, no creas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: