En el cielo habrá mares

mascione_organs.jpg

La monja en la playa

La mayor parte de ellas no habían pisado la calle desde hacía quince, veinte, veinticinco años.
Y algún caso, como en el de sor Ercarnación, desde hacía la friolera de cuarenta y cinco años.

Se dice bien: cuarenta y cinco años. Nacida en un pueblecillo sevillano, sor encarnación había
entrado en el convento de su aldea a los catorce años. Jamás había llegado a conocer la capital de su
provincia. Nunca había visto el mar.
Y ahora el mar estaba allí aguardándola detrás la ventana.
Un mar infinito que puso un nudo de sorpresa en la garganta de sor Encarnación y que no la dejó
respirar algunos segundos.
Pero luego regresó enseguida la sonrisa. Salió a la playa, se quitó sus
sandalias religiosas, dejó que la arena caliente entrara en contacto con su cuerpo y permitió que la luz,
multiplicada por las olas, abrazara su rostro, penetrara por sus ojos hasta los últimos rincones de su sangre.

Estaba allí, como en éxtasis, inmóvil. -¿Le gusta hermana?
-Sí, dijo. Es hermoso. Es…-añadió vacilando un poco- como gregoriano. Aunque -se precipitó a
puntualizar- mucho menos profundo. ¡Donde esté nuestro órgano!

Sor Encarnación ha vuelto ya a su viejo convento. Y ha tratado explicar cómo es el mar a otras dos
hermanas que tampoco lo han visto nunca. No ha sido capaz de describirlo. Y las dos hermanas se
han sonreído ante sus esfuerzos inútiles. Y tal vez para consolarla han comentado:

-¿Y qué prisa tenemos en saber cómo es? Si es tan bonito como dices, en el cielo habrá mares, ¿o no?

(José Luis Martín Descalzo)

Anuncios

3 Responses to En el cielo habrá mares

  1. tayin dice:

    Si en el cielo me voy a encontrar con todo lo que me gusta en esta tierra, aquello va a ser una bacanal continua.

  2. nena dice:

    Espero encontrar al Ser Supremo para agradecerle las cosas buenas de la vida, y para recibir su amor.
    Espero que en el cielo haya mares, y sol, y bosques vírgenes, y fruta en los árboles, y gente feliz y sana.
    Espero que en el cielo esté Mamá esperándonos, entre otros seres queridos….

  3. Javier dice:

    Yo espero que en el cielo haya mujeres. No concibo la felicidad sin la existencia femenina. Me identifico completamente con su naturaleza. No me entiendo demasiado con los hombres. (no hablo de sexo,eso viene después).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: