El duelo

Vuelvo a asomarme al blog de Javier cuando todavía el dolor y la estupefacción por su muerte me agarrotan el alma y las entrañas. Todos tenemos que vivir ese dolor, y derecho a hacerlo cada cual según su saber y entender. Que nadie se esconda, que nadie crea que la ocultación de su tragedia  es la mejor manera de superarla, que nadie se averguenze de sentir el frio vacío que la muerte nos deja en el corazón, que nadie espere ser el mismo a partir de ahora,  que nadie piense que ser fuerte será la solución definitiva para curar una herida tan enorme.  Javier está muerto. Nunca  volveremos a verlo, a oirlo.  Dejemos que el dolor fluya tranquilo, y démosle la oportunidad de hacerlo sin intentar contenerlo. No involucremos a los demás porque la pena no es transferible; si acaso se puede compartir. Tendremos que aprender a seguir viviendo con normalidad, arrastrando nuestra angustia sin dejarnos vencer por ella. Llegará un día en que el dolor dará paso al recuerdo sereno, dulce, y será el momento de dar gracias a la vida por el regalo que nos hizo a todos nosotros con Javier.

Tayín

3 respuestas a El duelo

  1. BELEN dice:

    Me gustaría meterme en una cama y llorar mi dolor, dicen que las lágrimas son la sangre del alma. Siento que a mi alrededor todo continua igual, pero a mi me cuesta ir avanzando. Me gustaría estar sola mucho tiempo, sin interrupciones y poder pensar, recordar y añorar. De momento no encuentro otro consuelo a mi dolor que el compartirlo con vosotros.
    Es cierto, no volveré a ser nunca la misma, me han robado un trozo de mi alma. De momento solo siento ausencia, pero comparto contigo en que llegara la serenidad.
    Javier nos consideraba a todos fuertes, por ello no dejaré que la angustia me pueda. Intentaré en mis detalles diarios seguir sus lecciones de amor, fue un maestro sin igual.
    Ahora, al igual que todos, solo siento en el alma un vacio enorme que poco a poco ire rellenando con sus recuerdos

  2. Nena dice:

    Si es que existe el dolor del alma, éste es el mío. Si alguien lo conoce o lo padece, me comprenderá. Vosotros que sentís como yo, ya lo haceis.
    Sois mi consuelo y en vosotros me cobijo.

  3. Montserrat dice:

    Os abrazo tiernamente!

    Comprendo.

    Conozco el dolor de la ausencia y ese vacío.

    Necesitáis dejaros sentir y tiempo…

    Vendrá un tiempo mejor,
    en el que recordareis a Javier, ya sin dolor.

    Después del duelo…vendrá un nuevo amanecer.

    Con mucho cariño!

    Os abrazo tiernamente!

    Montse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: